Y luego de todo también fui maestra


Héme aquí posteando de nuevo… trabajo en la cruz roja en la noche y en la mañana doy clases en una universidad particular, de la carrera de licenciatura en enfermería…

A mi siempre me ha gustado enseñar… desde que tenía estudiantes de medicina a mi cargo en el internado de pregrado de la carrera, claro que en ese entonces los jalaba aparte de para enseñarles para que hicieran algo de mi trabajo y así se me fuera más leve las guardias… mientras más aprendían, más hacían y más dormía yo, pero apesar de que era un beneficio directo para mí, siempre me ha gustado compartir lo poco o mucho que sé a quien quiera aprender, me gusta que me pregunten cosas, si no las sé las investigo, ponen a prueba mis conocimientos y bien dicen que uno no aprende lo suficiente hasta que tiene que enseñar… la verdad no es tan fácil como yo imaginaba…

Hace mucho tiempo que no tengo clases como tal, entré a estudiar una carrera en el sistema abierto, pero no es lo mismo tener un día clases que cada día o la semana llena de clases… a veces no recuerdo ni como son las clases, en la facultad nosotros exponíamos… muchos nos dormíamos, los maestros no explicaban nada… eramos conformistas, queríamos pasar y solo veíamos pasar las exposiciones… tal vez así es como ahora piensan los alumnos a los que les doy clase, pero en realidad aquellos maestros nunca llegaban con ánimos de enseñar

En cambio como a mi me gustaba esa onda de la docencia en mis años mozos, cuando hubo la oportunidad de entrar a trabajar a una universidad en realidad no lo pensé… el tener a cargo una clase y compartir mis conocimientos era algo que me daba mucha ilusión, creo que la mayoría de los maestros comienzan así… luego encuentran alumnos como los que yo me encontré y se dan por vencidos

Al llegar me encontré que los alumnos no tienen ni idea de las materias que doy, siendo que se supone que habian terminado el temario, y pense que como tenían poco tiempo para aprovecharlo se iban a poner las pilas, pero me equivoqué, a los alumnos a quienes doy clases no les interesa mucho el aprender, solo pasar la materia, se duermen en clase, se ponen a jugar, a maquillarse, a platicar, la palabra que más veces digo en el aula es Silencio! cuando los regaño o interrogo ponen los ojos en blanco, en fin, no quieren aprender, eso baja el ánimo a cualquiera que quiera enseñar… no lo sé todo, es la primera vez que doy clases oficialmente, pero hago mi mejor esfuerzo y a ellos parece no importarles…

#Yoconfieso que ha llegado el momento en el que dudo si continuar aquí o no, dejar de nuevo (por 4a vez) la materia botada al igual que otros profesores lo hicieron, pero me he de dar una oportunidad…

Llegué con ánimos felices… ahora seré más estricta y comenzaré a sacar alumnos de las clases… mi hermano me mandó a decir que no fuera estricta con mis alumnos… creo que de otra manera no aprenderán

Prefiero que digan …che maestra nos trajo como lokos el final de semestre, pero aprendimos a que no aprendimos nada… jaja XD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s