Ni perdón ni olvido hasta obtener justicia por la guardería ABC

Dando voz a los que ya no pueden hablar, ya no pueden sonreír, ya no pueden decir: mamá o papá te quiero, ya no pueden jugar, ya no pueden vivir porque las autoridades, incompetentes como siempre siguen siéndolo… 8 meses han pasado y 8 meses siguen en pie de lucha los padres de 49 bebés que fallecieron en esa tragedia… porque hay que darles voz también a aquellos padres que claman por justicia… copiado del Grupo Movimiento de 5 de junio de Facebook

8 meses sin justicia: ni perdón, ni olvido
“Esta lucha es por nuestros 49 angelitos, pero también por los
niños que luchan diariamente por sobrevivir, por todos aquellos que
presentan secuelas y que no saben si en un futuro podrán tener una vida
plena; por ellos, les pedimos que den su nombre y vamos a gritar ‘no
debe morir’”.

– Julio César Márquez

Por: Claudia Díaz Symonds

8 meses han pasado desde aquél 5 de junio fatídico, en el que el fuego
tornó a la Guardería ABC –en Hermosillo, Sonora- en un ingrato infierno.

8 meses han pasado ya, y 49 familias lloran, sufren, duelen, alimentan
su rabia contra un sistema de gobierno que parece quererlos enterrar en
el olvido; sin sus hijos, sin sus hijas, sin su motivo de existir y
persistir.

8 meses han transcurrido y 76 familias pelean a diario por la salud de
sus hijos e hijas, suplicando por atención médica de calidad al IMSS,
de quien sólo reciben migajas y su encomienda de “dar gracias a Dios de
que sus hijos están vivos”.

8 meses en los que padres y madres, desgastados por el dolor, por la
incertidumbre, por la angustia, han tenido que salir a las calles a
marchar con la cabeza en alto, con la exigencia por justicia para sus
pequeños. Pero nadie parece querer escuchar.

El gobierno mexicano y sus instancias permanecen en una inmovilidad
inexplicable por los habitantes de este país. Pareciera que para
pertenecer a la clase política y dominante de este México hay que
desechar todo rastro de sentido común.

El octavo mes desde el incendio en la Guardería ABC coincidió con el
aniversario de la Constitución Mexicana; ocasión que el Movimiento
Ciudadano por la Justicia 5 de Junio tomó para llevar a cabo una marcha
más, exigiendo que el documento que nos rige –o debiera hacerlo- sea
respetado.

A la convocatoria acudieron cientos de personas… no dos, no cinco
cientos. Muchos más. Gente que está dolida y harta de tanta injusticia
cometida contra el pueblo mexicano; gente que empáticamente se
solidariza con estos padres y madres que no logran ver luz de esperanza
para la solución a sus demandas.

El contingente salió de la calle Mecánicos, frente a los restos de la
guardería siniestrada, alrededor de las 5:30 de la tarde; encabezados
por Patricia Duarte (madre de Andrés Alonso), Roberto Zavala (padre de
Santiago de Jesús) y Abraham Fraijo (padre de Emilia). En sus manos: un
gran libro que simbolizaba nuestra Constitución Política Mexicana.

Detrás de ellos, con cabezas cuadradas, alumnos del Centro de las Artes
de la Universidad de Sonora representaban a los socios de la Guardería
ABC, al exgobernador Eduardo Bours Castelo y a Felipe Calderón, quien
no ha querido dar la cara a los padres y, por el contrario, ha hecho lo
posible para evitarlos.

Doblaron a la izquierda en el Periférico Sur y siguieron su camino
hasta el Boulevard Vildósola, en donde, al dar vuelta a la derecha con
rumbo al Centro Histórico de Hermosillo, poco a poco se iba sumando más
gente a la movilización.

La marcha hizo una primera parada en la Procuraduría General de
Justicia del Estado de Sonora. Ahí se realizó una parte del performance
dirigido por Karen Santeliz y Alejandro Cabral, en el que junto a los
alumnos del Centro de las Artes participaron padres y madres del
Movimiento 5 de Junio. Se leyeron los artículos violados en el Caso
ABC, estos incluyen: artículo 1ro., 3ro., 4to., 6to., 7mo., 14vo., 19,
21 y 123 fracción XXIX.

Al terminar, familiares de los niños afectados tiraron huevos a la
puerta de la Procuraduría, con el simbolismo propio de recordarle al
Procurador Abel Murrieta el elemento que le hizo falta para realizar su
trabajo y aplicar las leyes en este caso.

La marcha siguió su camino hasta Palacio de Gobierno, en donde Daniel
Gersherson –incansable luchador social que vino a acompañarlos desde el
Distrito Federal- hizo el pase de lista de los niños y niñas
fallecidos, para después dar voz a los familiares de niños lesionados
quienes gritaron el nombre de sus pequeños acompañados de la exigencia
popular de “no debe morir”.

Patricia Duarte, vocera del Movimiento Ciudadano por la Justicia 5 de
Junio, leyó el pronunciamiento a 8 meses sin justicia. En él demandan
cárcel a todos los culpables, inhabilitación de por vida a los
funcionarios involucrados y la reparación del daño. Exigen que el
Gobierno Mexicano cumpla con el derecho consagrado en la Constitución,
que tienen los niños y las niñas, de tener una vida digna, poniendo a
su alcance todos los medios necesarios para que reciban atención médica
de por vida, ya sea en este país o en el extranjero, y se les otorgue
una pensión vitalicia a los menores que resultaron lesionados.

Julio César Márquez, por su parte, extendió unas palabras de
solidaridad para las familias que perdieron a sus hijos en Ciudad
Juárez: “El país se está cayendo a pedazos, todos ustedes, todos
nosotros, hemos abierto los ojos y no vamos a permitir que eso suceda.
Hace unos días, en Ciudad Juárez, ocurrió una nueva masacre: 17 jóvenes
inocentes fueron vilmente asesinados, esta vez fueron manos gatilleras,
pero también igual de criminal es el sistema de gobierno que tenemos
que, al igual que a nuestros hijos, permitió que se les arrebatara la
vida. Desde aquí enviamos un abrazo solidario para todas aquellas
familias que hoy sufren de la pérdida de un hijo por la culpa del
gobierno que tenemos…”.

Invitó, también a que la sociedad esté atenta a un juicio ciudadano que
se está preparando en contra de los presuntos responsables, que incluye
a los dueños de la Guardería ABC y a funcionarios de los tres niveles
de gobierno. En su momento se darán los detalles.

Instantes después, Gerardo Peña –cantautor sonorense- interpretó una
canción de su autoría titulada “Corrido del 5 de Junio”, acompañado por
Isaac Peña. Este corrido es una muy sentida y real narración de lo
ocurrido ese fatídico día.

José Francisco García, padre de Andrés Alonso, comentó sobre los
cuestionamientos a los que se enfrentaron al hacer difusión de la
marcha y puntualizó que, a pesar de que la comunidad está enterada del
caso muestra indiferencia, sin parar a reflexionar que es una tragedia
que pudo haberle ocurrido a cualquiera de nosotros: “Sin embargo mucha
gente es indiferente, mucha gente tiene a sus hijos –gracias a Dios-
vivos y no ven más allá, no ven que pueden ser víctimas ellos o
familiares de ellos que están en otras guarderías, o en primarias, que
corren un alto riesgo”.

Después, Abraham Fraijo tomó el micrófono para agradecer a los
presentes y, en especial, a las personas que viajaron desde Ciudad
Obregón para acompañarlos. También precisó la aclaración sobre un rumor
reciente: “Hace poco, en algunas notas, se habló sobre que yo y Julio
César Márquez habíamos decidido separarnos del Movimiento, que habíamos
tomado la decisión de ya no seguir con esta lucha y que a cambio
habíamos recibido 60 millones de pesos. Esto no es verdad. También se
dijo que me habían visto que compré una camioneta del año, que compré
casa. Esto no es verdad. Sigo viviendo dónde mismo, tengo mi misma
charanguita y no pienso venderme. Ninguno de los padres que conformamos
el Movimiento, ninguno de los padres que perdimos hijos creo que
podríamos ponerle precio a la vida de nuestros hijos”.

Para finalizar, Fabiola Domínguez –madre de Laura Fernanda, una de las
pequeñas lesionadas-, dirigió unas palabras en su intento por despertar
a la ciudadanía dormida: “Yo quiero decir a la ciudadanía que no está
aquí, que nos ofreció el día 5 de julio, el día 5 de agosto, el 5 de
septiembre, que no nos iba a dejar solos… yo siento que se están
olvidando, y entiendo de cierta manera que tienen otras prioridades;
pero el día 5 de junio acabaron con la vida de 49 niños y lastimaron de
diversas maneras al resto. Ese día fue la Guardería ABC, pero cada día,
a cada minuto, acaban con la vida de nuestros hijos. Yo les quiero
pedir que no se cansen, que no dejen de luchar, porque si el 5 de junio
fue la vida de nuestros hijos, mañana, pasado, en este momento ¿qué
falta para que ustedes se acerquen a nosotros?”.

Así, transcurrió un intento más por ser escuchados, un día más de lucha
para estos valientes padres y madres que sólo piden lo justo: justicia
real y plena por el arrebato de las vidas de sus hijos, y asegurar una
buena calidad de vida para los pequeños que resultaron lesionados.

Ni perdón, ni olvido… ¡hasta obtener justicia por ABC!

Comentarios: http://www.movimiento5dejunio.org/abc/2010/02/07/8-meses-sin-justicia-ni-perdon-ni-olvido/