El sapo y la princesa


Las historias de príncipes y princesas no existen, en la realidad hay que besar muchos sapos, y en realidad no se convierten en príncipes, se convierten en hombres, el príncipe azul no existe, ese murió de hipoxia y tampoco existe el príncipe verde, ese murió de sepsis.

Los sapos, cuando se transforman en algo mejor de lo que son, se transforman en hombres con quien podemos compartir la vida, las experiencias, el llanto, las alegrías y todo lo demás que viene dentro del paquete que nos incluye

Cada sapo tiene su personalidad de hombre, a veces creemos que es el nuestro, pero eso no siempre es real, podemos convertirlos en hombres sólo un rato, para aprender de ellos, luego regresan a su forma original de sapos para volver a ser besados hasta que encuentran a su mujer ideal, no la perfecta, por que la perfección no existe, ni en hombres ni mujeres, sólo existe el camino que recorremos, en el que nos podemos encontrar tantos sapos que a veces ya no recordamos ni que aprendimos de cada uno de ellos.

Pero lo importante no es recordar todo, sino recordar lo importante, lo que nos convierte en lo que somos hoy y jamás olvidarlo porque hasta de los errores hay que aprender y disfrutarlos

Un pensamiento en “El sapo y la princesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s