Feliz año 2013

Otro día más termina y con las últimas campanadas de las 12:00 de la noche se va también el 2012, un año más pasa en nuestras vidas, un año más inicia y las ilusiones, deseos y propósitos inundan los corazones de las personas

Se acaba diciembre, se acaba el 2012, inicia enero y el 2013, pasamos el fin del mundo y nada paso, dicen que es momento de reflexionar lo que aprendimos en este año y yo sólo puedo recordar una frase en específica: “No lo tomes personal, los que tienen problemas son ellos” me lo dijeron cuando alguien no me trato muy bien que digamos

Habitualmente las personas tenemos un carácter difícil, nos enojamos por momentos y decimos cosas que no debemos o que realmente no queremos decir, pero desafortunadamente hay personas que se deciden a atacarnos, por el simple gusto de atacarnos o hablar mal de nosotros, de mí se han dicho tantas cosas… Y estoy segura de que ninguna de las personas que dijeron toda esa serie de cosas se detuvo a pensar si me hacían o no me hacían daño, así como quizá (y seguramente) alguna vez yo en mi locura lo hice. Pero realmente decepciona o asusta el hecho de que haya personas que sólo quieran lastimarnos, o mentirnos o hacernos cualquier cosa con tal de dañarnos, dice que es envidia, debe de haber algún trasfondo, que habitualmente no queremos descifrar, lo mejor muchas veces es alejarse de aquellas personas

Lo segundo que me hace recordar este fin de año es que nunca se acaba de conocer a la gente, que por mejor relación que tengas con alguien nunca sabes lo que en realidad piensa sobre ti, no sabes si en verdad te consideran sus amigos, o que lugar ocupas en su vida. Dicen que los amigos se cuentan con los dedos de las manos y es realidad, este año me toco saber de quienes me daban una buena cara por delante y por detrás intentaban clavarme la puñalada, creo que por eso muchas veces prefiero estar sola que mal acompañada y que estar tolerando hipocresías

Este año se dijo que se iba a acabar el mundo el 21 de diciembre y oh! Sorpresa que no paso absolutamente nada, no pasó de unos cuantos sismos de leve intensidad y ningún zombie ha iniciado el Apocalipsis zombie, no han llegado los extraterrestres a eliminarnos, no hubo terremotos, tsunamis ni otras alteraciones que pudiesen haber significado el fin del mundo. Aunque sinceramente yo si esperaba un cambio, no un final, pero si un cambio en la forma de pensar de la gente.

Veo a las personas que he atendido a lo largo de este año y recuerdo a la señora que lleva 5 embarazos, dos de los cuales se vio muy grave y aún así se volvió a embarazar, sin temor a que se fuera a complicar su último embarazo, veo a las niñas que cambian los juguetes por los pañales porque antes de los 20 años se están embarazando, ni siquiera pueden cuidarse a sí mismas pero ya quieren ser madres, vi a hombres, mujeres e incluso niños que se quieren quitar la vida por leves problemas y a personas al borde de la muerte que aún luchan con todas sus fuerzas, vi tanta gente indiferente con su salud, que es extenuante estarles diciendo que se cuiden y no hagan cosas que les daña

Veo el mundo en el cual caminamos y hay tanta ignorancia, personas que basan su vida, sus creencias en la televisión que sólo hace programas basura, que hay personas que les importa poco la vida de los demás seres lastimando a los animales por el simple gusto de cazar y matar, personas que dañan el mundo en el que vivimos con contaminación, desperdiciando el agua, el papel, ensuciando los mares, etc. Yo no esperaba el fin del mundo, pero lo que si sigo esperando es un cambio en la humanidad, que las personas se respeten las unas a las otras, que dejen a un lado las envidias y el afán de lastimar a los demás, a lo mejor no que ayuden a crecer, pero si que no interfieran en su crecimiento. Ojalá que este año 2013 traiga consigo un cambio de pensamiento de la gente

Aprendiendo el día de hoy

Como médico conocemos las historias de los pacientes, aunque a veces en urgencias se conocen pocas, los paciente pasan tan rápido que no tienes tiempo de interactuar con ellos a menos de que ingresen muchas veces o sean pacientes crónicos que con el paso del tiempo su vida se convierta en una vida intrahospitalaria

Entre uno de esos pacientes que un médico llega a conocer poco o mucho, me encontré con una chica de 19 años con un padecimiento crónico terrible que había tenido los últimos 10 años, tuvo múltiples ingresos con agudizaciones de su patología de base hasta que se fue agregando complicación tras complicación, y poco a poco se fue deteriorando más su estado, obligándola a vivir en el hospital por largos periodos. El día de hoy ese sufrimiento terminó, se ha ido. Prácticamente la mitad del hospital la conoció y como era tan joven causo sorpresa la noticia de su partida, y sin embargo, todos llegan a la misma conclusión, ya descansó y yo agrego, descansó la familia finalmente

Pero cuando la conocí, conforme yo veía y conocía su padecimiento y pronóstico que realmente era malo, pensaba que haría en su caso, uno conociendo de medicina sabe lo que son los procedimientos, se tiene más idea de lo que puede llegar a pasar, las complicaciones, que es lo que sucede en el organismo en dichos casos, pero como paciente no se esta muy consciente de eso, tanto porque no se entiende muy bien la explicación del médico o a veces porque la familia prefiere omitir algunos detalles del padecimiento -para que angustiarla más con eso, no cambia para nada el decírselo, decían- aunque yo siempre creí que aunque no se lo dijeran ella sabía que el final estaba ahí, unos días más cerca, otros días más lejos, pero sabías que no iba a llegar muy lejos. Por su corta edad y su padecimiento de 10 años yo pensaba que ella quizá no había tenido novios, obviamente nunca fue madre, preguntando me dijeron que nunca vieron que otras personas fuera de su familia vinieran a verla, era como si sólo existiera para su familia, a pesar de que había terminado la preparatoria y hasta en algún tiempo había trabajado
Llegue a la conclusión de que muchas veces estamos deprimidos porque reprobamos un examen, porque nos toca el regaño de los padres, porque terminamos una relación, porque llueve cuando queremos salir a divertirnos, en fin, por tantas cosas tan banales que uno no piensa en quienes de verdad tienen razón para estar realmente deprimidos, porque viven en un hospital, porque prácticamente están esperando a que se gaste su reloj de arena y partir al más allá, aunque claro, nunca sabemos cuanto tiempo iremos a vivir, quizá más que ellos o sorpresivamente menos que ellos. Alguna vez supe de un chico de 27 años que había tenido un accidente en motocicleta y había quedado en estado vegetativo, seguro que el no pensó que iba a quedar así

La conclusión a la que me hace llegar es que hay que disfrutar lo poco o mucho que nos de la vida, disfrutar las lágrimas, disfrutar la risa, disfrutar a quienes nos rodea, no preocuparnos por cosas que no importan demasiado, porque si tienen solución no hay que preocuparse y si no la tienen para que nos preocupamos, dice alguna frase

De cada persona podemos aprender cada día, yo creo firmemente de que todos los días se aprende, con el solo hecho de ver a la gente, ella me enseño eso, que no hay que ver que hay detrás ni que hay delante, sino disfrutar lo que se este viviendo pues nunca más regresara