Aprendiendo el día de hoy


Como médico conocemos las historias de los pacientes, aunque a veces en urgencias se conocen pocas, los paciente pasan tan rápido que no tienes tiempo de interactuar con ellos a menos de que ingresen muchas veces o sean pacientes crónicos que con el paso del tiempo su vida se convierta en una vida intrahospitalaria

Entre uno de esos pacientes que un médico llega a conocer poco o mucho, me encontré con una chica de 19 años con un padecimiento crónico terrible que había tenido los últimos 10 años, tuvo múltiples ingresos con agudizaciones de su patología de base hasta que se fue agregando complicación tras complicación, y poco a poco se fue deteriorando más su estado, obligándola a vivir en el hospital por largos periodos. El día de hoy ese sufrimiento terminó, se ha ido. Prácticamente la mitad del hospital la conoció y como era tan joven causo sorpresa la noticia de su partida, y sin embargo, todos llegan a la misma conclusión, ya descansó y yo agrego, descansó la familia finalmente

Pero cuando la conocí, conforme yo veía y conocía su padecimiento y pronóstico que realmente era malo, pensaba que haría en su caso, uno conociendo de medicina sabe lo que son los procedimientos, se tiene más idea de lo que puede llegar a pasar, las complicaciones, que es lo que sucede en el organismo en dichos casos, pero como paciente no se esta muy consciente de eso, tanto porque no se entiende muy bien la explicación del médico o a veces porque la familia prefiere omitir algunos detalles del padecimiento -para que angustiarla más con eso, no cambia para nada el decírselo, decían- aunque yo siempre creí que aunque no se lo dijeran ella sabía que el final estaba ahí, unos días más cerca, otros días más lejos, pero sabías que no iba a llegar muy lejos. Por su corta edad y su padecimiento de 10 años yo pensaba que ella quizá no había tenido novios, obviamente nunca fue madre, preguntando me dijeron que nunca vieron que otras personas fuera de su familia vinieran a verla, era como si sólo existiera para su familia, a pesar de que había terminado la preparatoria y hasta en algún tiempo había trabajado
Llegue a la conclusión de que muchas veces estamos deprimidos porque reprobamos un examen, porque nos toca el regaño de los padres, porque terminamos una relación, porque llueve cuando queremos salir a divertirnos, en fin, por tantas cosas tan banales que uno no piensa en quienes de verdad tienen razón para estar realmente deprimidos, porque viven en un hospital, porque prácticamente están esperando a que se gaste su reloj de arena y partir al más allá, aunque claro, nunca sabemos cuanto tiempo iremos a vivir, quizá más que ellos o sorpresivamente menos que ellos. Alguna vez supe de un chico de 27 años que había tenido un accidente en motocicleta y había quedado en estado vegetativo, seguro que el no pensó que iba a quedar así

La conclusión a la que me hace llegar es que hay que disfrutar lo poco o mucho que nos de la vida, disfrutar las lágrimas, disfrutar la risa, disfrutar a quienes nos rodea, no preocuparnos por cosas que no importan demasiado, porque si tienen solución no hay que preocuparse y si no la tienen para que nos preocupamos, dice alguna frase

De cada persona podemos aprender cada día, yo creo firmemente de que todos los días se aprende, con el solo hecho de ver a la gente, ella me enseño eso, que no hay que ver que hay detrás ni que hay delante, sino disfrutar lo que se este viviendo pues nunca más regresara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s