Movimiento #YoSoyMedico17


El día de hoy el Zócalo se vistió de blanco, se llenó de médicos, enfermeros y demás trabajadores de la salud del DF que marcharon a favor de 16 médicos que cuentan con órdenes de aprensión por un pbe homicidio culposo a decir de las autoridades de Guadalajara, de un niño de 15 años que acudió al hospital de Pediatría del Instituto Mexicano del Seguro Social a finales del 2009. Hoy no se reunieron 100 personas, ni 1000, si no miles de personas a favor de estos 16 médicos, todos los que acudimos a esta marcha conocemos ampliamente el caso y estoy 100% segura que ninguno de nosotros apoyaríamos a alguien que realmente hubiese cometido asesinato.

Acabando de escuchar como un pseudo reportero de Formato 21 dio la nota de lo que estaba sucediendo, sin obviamente ser médico, no conocer absolutamente nada del caso y estar lleno de ignorancia que caracteriza al pueblo mexicano. Se dice fácil, un niño llega a un hospital lo hospitalizan 55 días y después de 7 cirugías, de haberle picado ambos pulmones y múltiples tratamientos que no funcionaron fallece. Dan un certificado de defunción con un diagnóstico de defunción que no es el mismo resultado que el de la autopsia realizada por orden expedita del padre que curiosamente es abogado. Ahora dicen que estos 16 médicos, todos y cada uno subespecialistas son culpables de esta muerte, dicen ignorantemente que si le hubieran dado el tratamiento correcto se hubiera salvado, como por arte de magia, o como dicen los mexicanos Gracias a Dios.

Sin embargo no dicen la realidad, o no cuentan la historia completa, lo que no cuentan estos pseudo periodistas, los que culpan y juzgan a estos 16 médicos subespecialistas es que el niño de 15 años presentaba el factor de mal pronóstico de la obesidad, acantosis nigricans que predispone a la diabetes y que se presenta en los adolescentes que sobrepasan el 200% del peso ideal, asma bronquial desde los 4 años de edad, diabetes mellitus e hipertensión mal cuidados, que este niño llegó al hospital en paro cardiorespiratorio, en otras palabras sin vida, porque al señor padre se le ocurrió barnizar sus bellos pisos de madera, cuando esta exposición a un niño con asma bronquial puede ocasionar una crisis asmática, lo cual sin tratamiento, después de un buen tiempo considerable puede conllevar a un paro cardiorespiratorio; entonces si llegó en esta situación es claro que no obtuvo su tratamiento ni la atención médica oportuna por parte de la negligencia del padre o de los padres. Posterior a su llegada al hospital se inician maniobras de reanimación cardiopulmonar para intentar “revivirlo” y estos médicos lo logran, se desconoce cuanto tiempo estuvo con parada cardiaca antes de que llegara al hospital, sobrando decir que éste paro cardiaco se suma a los factores de mal pronóstico que ya tenía el niño.

Lo que no dicen los medios o los acusadores de estos médicos es que en la vida real después de un paro cardiaco las personas no abren los ojos, comienzan a hablar y siguen su vida como si nada, sino que entran a un periodo de “obvia” gravedad, en la cual requieren de ventilación mecánica (que una máquina respire por ellos) y muchas veces, casi en el 100% de los casos medicamentos como aminas vasoactivas (para aumentar su presión arterial), lo que no dicen también es que este tipo de medicamentos no se puede colocar en una vía periférica, es decir, en un catéter en la mano o en el brazo, porque puede presentar complicaciones como necrosis, sino que tiene que colocarse un catéter venoso central, en el cual se corre el riesgo de lesión pleural, lo que comúnmente es llamado “picar un pulmón” o médicamente conocido como neumotórax.

Ningún procedimiento médico esta libre de complicaciones, porque como todo mundo sabe, cada cuerpo es diferente, ojalá fuera como en los libros que viene de colores, con todos los órganos ordenados, nada en el mundo de la medicina es una receta de cocina, porque todos los cuerpos humanos son diferentes. En todo procedimiento, se necesita de un consentimiento informado por parte del familiar responsable, es decir, el médico tratante le tiene que explicar los riesgos y beneficios de este procedimiento, por lo cual estoy segura de que estos médicos le refirieron al padre la posibilidad de tener este tipo de complicaciones, la cual todo médico que coloca catéter venoso central sabe como solucionar, que es con la colocación de una sonda endopleural. Aún así, sabiendo las posibles complicaciones de este procedimiento, todos los médicos sabemos que en este caso era más el beneficio que el riesgo. Y desafortunadamente sucedió la complicación esperada, en ambos pulmones como refieren y en ambos se realizó evidentemente de manera oportuna la colocación de la sonda endopleural, ya que en el caso de que no se hubiera colocado se hubiera presentado una descompensación que hubiera provocado seguramente otro paro cardiorespiratorio, lo cual no sucedió.

Posteriormente secundario a la hipoxia (falta de oxigenación en los tejidos por el paro cardiaco) empezó a presentar alteraciones intestinales las cuales concluyeron en necrosis (muerte del tejido), tras lo que los médicos hicieron lo correcto, entrar a cirugía y hacer resecciones intestinales (remover el intestino no viable), era lo que se tenía que hacer, fue lo que hicieron, ¿ fueron 7 cirugías ? creo que los cirujanos habrían hecho las necesarias para intentar salvar al niño.

Obviamente tras el paso de cada cirugía es aumentar el factor de mal pronóstico, se deteriora más el cuerpo por la reacción inflamatoria que se provoca con cada cirugía que obviamente fueron necesarias cada una de ellas. Médicos que se encontraron cercanos a este caso (de los cuales se han tomado todos estos datos previamente comentados) refieren que sí se realizó la toma de muestras para patología, en las cuales no se llegó a la conclusión de tuberculosis abdominal. Ahora suponiendo que éste fuese el diagnóstico correcto, habría que estudiar cuales son las causas de esta enfermedad, ya que a pesar de que en México abunda la tuberculosis, es habitualmente encontrada en la región pulmonar y a simple vista ni el más intrépido de los cirujanos se pudo haber dado cuenta con solo ver los tejidos, se requiere de un estudio patológico.

Tomando en cuenta que las principales causas de esta patología son: por vía sanguínea iniciando de un foco pulmonar, por medio de contaminación de alguien enfermo de tuberculosis, ingestión de leche o comida contaminada con tuberculosis, y que en todos estos casos se requiere de una gran inmunosupresión, lo que es más comúnmente conocido como “defensas bajas” y éstas pudieron haber estado en estas condiciones por el mal cuidado de los padres de este niño.

Todo conlleva al mal cuidado y negligencia de los padres, y eso no lo ven las autoridades que seguramente compró este abogaducho (sin menospreciar a su gremio) a quienes muy probablemente piensa pagar con los 68 millones de pesos que está pidiendo por la muerte de su hijo. Cabe mencionar que dicho “Padre” subió a la red social Youtube un video en donde muestra a su propio hijo en el hospital en malas condiciones, intubado, posoperado, después de todas las intervenciones que se le realizaron y no contento con ello, mostró fotos de su hijo ya fallecido. Yo pregunto ¿Qué Padre decente y que realmente aprecie un poco a su hijo puede hacer eso? subir a las redes sociales fotos de su hijo fallecido haciendo de su muerte un circo

No obstante de todos los hechos que las autoridades no quieren ver, este caso fue avanzando hasta llegar a órdenes de aprensión para 16 médicos, que como previamente había mencionado, no son médicos generales que hayan estudiado 6 o 7 años, no son médicos especialistas que hayan estudiado 3 o 4 años más que la licenciatura, son médicos subespecialistas: cirujanos pediatras, pediatras intensivistas, quizá urgenciólogos pediatras, con un promedio de 3 o 4 años más de los ya mencionados, con probablemente un total de 12 a 15 años de estudios, con carreras de años en los cuales han salvado a muchos pacientes, los cuales han intervenido previamente.

Este hospital Pediátrico se queda sin 16 médicos subespecialistas, estos médicos que han estudiado y trabajado arduamente por sus pacientes están al borde de entrar a prisión y a convivir con asesinos, violadores, delincuentes, no se ponen a pensar las autoridades lo que todos los médicos tenemos que pasar, ellos simplemente buscan algún culpable que no sea obviamente el verdadero o los verdaderos, que seguramente son los padres.

Incluso este señor insta en su video en el cual en tono de burla se viste con un saco blanco para hacer creer que sabe algo de medicina y que no solamente quiere los millones de pesos, a que los mexicanos levanten demandas a los médicos si sospechan de una negligencia o mal manejo de sus familiares.

Es bien sabido que no hay recetas en la medicina, que ningún médico vive para lastimar a las personas, al contrario, somos médicos que estudiamos y trabajamos para salvar vidas, aun en contra de los pacientes mismos, ya que muchos llegan en pésimas condiciones por mal cuidado al igual que su hijo, de los padres, de los cuidadores o de sí mismos, esto se aplica a niños, con la típica madre que acude a urgencias después de que su hijo menor de 5 años ha estado vomitando y con diarrea por 3 días, o con fiebre por horas, sin hacerle el más mínimo caso, al borde de las convulsiones por fiebre, aplica a los adultos con diabetes mellitus que llegan graves por no ingerir sus medicamentos, por no aplicarse su insulina o porque se fue de vacaciones y decidió comer todo lo que se encontró, los adultos con hipertensión que llegan con cifras elevadas de presión arterial quizá con un infarto o una “embolia” porque no se tomó su medicamento para la hipertensión “porque ya tomaba mucho medicamento”, los ancianos que llegan con una necrosis de prácticamente todo el pie porque pensaron que la úlcera que llevaba 30 días se “iba a curar sola”, las embarazadas que se esperaron un día entero con dolor de cabeza, zumbido de oídos, “porque no tenían quien la llevara al hospital o porque pensaba que se le iba a pasar pronto”. Pero llegan todos estos tipos de pacientes a urgencias, llegan muchas veces al borde de la muerte o muchas veces en paro cardiorespiratorio y nadie se pone a pensar en los esfuerzos de los médicos en intentar solucionar todos estos problemas que ellos mismos se ocasionaron y al igual que en el caso de este niño se ponen en contra de estos médicos y deciden demandar porque los médicos a pesar de todo su conocimiento, ya sea porque los familiares llevan a los pacientes demasiado tarde, porque tienen todos los factores de riesgo para complicarse, porque no tienen el medicamento adecuado para tratarlos, después de horas, minutos o días de lucha, terminan perdiendo en contra de la muerte.

No esperamos impunidad, esperamos justicia, los médicos no somos magos, ni dioses, si llegan en malas condiciones, a hospitales que tienen lo mínimo necesario para tratar una urgencia y muchas veces ni lo mínimo, no podemos hacer milagros. Los médicos no somos asesinos, no somos criminales. Exigimos justicia, exigimos protección a los médicos, exigimos no más pasantes asesinados, exigimos que los pacientes o sus familiares dejen de agredirnos verbal o físicamente, que dejen de amenazarnos con las demandas, cuando hacemos todo lo posible por salvar a sus familiares, exigimos condiciones favorables para nuestra práctica, que no se atiborre las consultas de urgencias de falsas urgencias para brindar una atención oportuna y adecuada a las verdaderas urgencias. Series como Dr House o Grey´s anatomy son ficción, en la cruel realidad el médico mexicano no cuenta con todas esas maravillosas tecnologías.

Yosoy17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s