Irreversiblemente decepcionada

Mientras más conozco la realidad de México, más me encuentro decepcionada de este país. Aquí nací, aquí he estudiado, aquí me he criado, aquí vive casi toda mi familia y ahora la situación de México me incita a querer emigrar a cualquier país. 

Ayer supe de una noticia lamentable, habían asesinado a un padre de familia que viajaba con ella de vacaciones, con todo y sus mascotas. Yo siempre he dicho que viendo las redes sociales de todo se entera uno. Sin embargo, esta nota la dieron por radio, la busque sin éxito en el Twitter y qué decir de Facebook. Las redes sociales estaban más preocupadas por otras notas. Lo más lamentable es que notas basura como las Ladys y Lords de México arrasan en las redes sociales y otras notas no. 

México se caracteriza por gente desinformada y lo peor no es que falte información, sino que no les interesa informarse, o peor, cuando se enteran de algo, simplemente no les importa. Alguna vez mencioné frente a otras personas el atentado a Niza, y lo que obtuve como respuesta fue silencio, no les importó a las personas que me rodeaban. 

Así como no les importa a mucha gente lo que pasa en otros países, hay gente que no se preocupa por lo que pasa en su propio país. Peña Nieto vendió PEMEX (simplificando la reforma energética), lo quebraron y ahora va en declive y a pocos les importó, tal vez porque pensaron que no les afectaría, gran error. La reforma energética se hizo, aunque fuera anticonstitucional y traición a la patria. 

Ahora sigue la salud. Hay miles que se quejan de los servicios de salud públicos, pero no tienen los recursos para un servicio privado, un seguro de gastos mayores está en más o menos 10,000 pesos. Lo que se propone es que se subroguen servicios y recursos entre las distintas instituciones, unificando sus precios. Ahora díganme el momento en el que el gobierno se ha caracterizado por pagar el mejor precio, el momento en el que no ha existido tráfico de influencias en México para pagarle más al compadre, al amigo o para obtener grandes casas a cambio de contratos millonarios. Han reducido ya el presupuesto para la salud y pagando lo que se planea habrá menos salud para menos mexicanos. Pero lo peor no es eso, sino que lo peor es que la gente no dice nada. Otra reforma anticonstitucional saldrá y la gente no dirá nada. Y seguramente se seguirán quejando del eslabón más débil de la cadena, que somos los médicos, que atendemos con lo poco o mucho que tenemos, atendiendo hasta 20 pacientes por turno. 

Estoy franca e irreversiblemente decepcionada de mi país, del gobierno a quien ya pocos creen, porque creer en él es sinónimo de ignorancia pura, de la gente a quien no le importa salir adelante, que no le importa informarse, que no le importa aprender a leer y escribir, que no le interesa educarse, que no le importa tirar basura en la calle aunque mañana tenga su casa inundada por las coladeras tapadas, que no le importa cuidar su cuerpo porque Dios dirá, que ve más la Rosa de Guadalupe anhelando uno de esos milagros que hacer las cosas por sí mismos, que ven a Laura Bozzo en vez de leer un libro. Estoy decepcionada que digan que a pesar de la situación que vivimos México es considerado uno de los países más “felices” del mundo, pues creo que debería de ser uno de los más indignados y al borde del golpe de estado. 

México podría ser mejor pero por su gente nunca lo será. Ojalá que un día salga de aquí. 

Anuncios