Irreversiblemente decepcionada

Mientras más conozco la realidad de México, más me encuentro decepcionada de este país. Aquí nací, aquí he estudiado, aquí me he criado, aquí vive casi toda mi familia y ahora la situación de México me incita a querer emigrar a cualquier país. 

Ayer supe de una noticia lamentable, habían asesinado a un padre de familia que viajaba con ella de vacaciones, con todo y sus mascotas. Yo siempre he dicho que viendo las redes sociales de todo se entera uno. Sin embargo, esta nota la dieron por radio, la busque sin éxito en el Twitter y qué decir de Facebook. Las redes sociales estaban más preocupadas por otras notas. Lo más lamentable es que notas basura como las Ladys y Lords de México arrasan en las redes sociales y otras notas no. 

México se caracteriza por gente desinformada y lo peor no es que falte información, sino que no les interesa informarse, o peor, cuando se enteran de algo, simplemente no les importa. Alguna vez mencioné frente a otras personas el atentado a Niza, y lo que obtuve como respuesta fue silencio, no les importó a las personas que me rodeaban. 

Así como no les importa a mucha gente lo que pasa en otros países, hay gente que no se preocupa por lo que pasa en su propio país. Peña Nieto vendió PEMEX (simplificando la reforma energética), lo quebraron y ahora va en declive y a pocos les importó, tal vez porque pensaron que no les afectaría, gran error. La reforma energética se hizo, aunque fuera anticonstitucional y traición a la patria. 

Ahora sigue la salud. Hay miles que se quejan de los servicios de salud públicos, pero no tienen los recursos para un servicio privado, un seguro de gastos mayores está en más o menos 10,000 pesos. Lo que se propone es que se subroguen servicios y recursos entre las distintas instituciones, unificando sus precios. Ahora díganme el momento en el que el gobierno se ha caracterizado por pagar el mejor precio, el momento en el que no ha existido tráfico de influencias en México para pagarle más al compadre, al amigo o para obtener grandes casas a cambio de contratos millonarios. Han reducido ya el presupuesto para la salud y pagando lo que se planea habrá menos salud para menos mexicanos. Pero lo peor no es eso, sino que lo peor es que la gente no dice nada. Otra reforma anticonstitucional saldrá y la gente no dirá nada. Y seguramente se seguirán quejando del eslabón más débil de la cadena, que somos los médicos, que atendemos con lo poco o mucho que tenemos, atendiendo hasta 20 pacientes por turno. 

Estoy franca e irreversiblemente decepcionada de mi país, del gobierno a quien ya pocos creen, porque creer en él es sinónimo de ignorancia pura, de la gente a quien no le importa salir adelante, que no le importa informarse, que no le importa aprender a leer y escribir, que no le interesa educarse, que no le importa tirar basura en la calle aunque mañana tenga su casa inundada por las coladeras tapadas, que no le importa cuidar su cuerpo porque Dios dirá, que ve más la Rosa de Guadalupe anhelando uno de esos milagros que hacer las cosas por sí mismos, que ven a Laura Bozzo en vez de leer un libro. Estoy decepcionada que digan que a pesar de la situación que vivimos México es considerado uno de los países más “felices” del mundo, pues creo que debería de ser uno de los más indignados y al borde del golpe de estado. 

México podría ser mejor pero por su gente nunca lo será. Ojalá que un día salga de aquí. 

Anuncios

Se fue.

Como médicos nos enfrentamos día a día a la muerte, es nuestro trabajo. Y cuando perdemos la batalla, a veces, nos hacemos duros para no sentir el dolor. Considero a la muerte una compañera más en el trabajo, a veces gana ella, a veces nosotros. No podríamos llorar cada pérdida, nos volveríamos locos. 

Pero a veces, las pérdidas nos duelen, porque son de personas cercanas a nosotros, personas que en algún momento se sentaron a platicar con nosotros, nos abrazaron, nos saludaron, nos contaron sus sueños y sus metas, nos mandaron un mensaje, nos tomamos una foto con ellos. 

A veces la gente muere a una edad mayor, después de los 70´s. A veces se van antes. Y es ahí cuando duelen más esas partidas, aquellas que ni te esperas, aquellas que jamás pensaste llegar a sufrir. 

Hace ya 6 meses que se fue un chico que era como pocos, lo conocí en la residencia, fue mi interno, era menor que yo, nunca lo olvidaré, era el único con el que podía hablar de muchas otras cosas que no eran de medicina, tenía muchos sueños, fue un ser humano inteligente, bueno, divertido, que seguiré extrañando mucho. Hasta el momento creo que es la partida que más me ha dolido. Cuando regresé a Mérida lo vi, nos fuimos a tomar unas copas juntos, nos divertimos un rato. Cuando supe que se había ido no lo podía creer y hay veces que sigo sin poder creerlo. Es triste enterarse de un fallecimiento, pero el de él me dejó demasiado impresionada, nunca lo hubiera pensado, en un momento quise no creerlo, pero fue verdad. Se ha ido y a los que nos quedamos, solo nos queda seguirlo pensando y seguirlo extrañando. 

No sé si exista algún lugar a donde vayamos después de la muerte. Tal vez me gustaría pensar que sí, para pensar que cuando yo parta volveré a ver a los que se fueron antes que yo. 

¿Qué sería de México?

A veces me choca ir a trabajar, bueno, solo los sábados, cuando tengo que trabajar con gente que busca recovecos legales para no trabajar, respaldándose en su antigüedad y en la poca determinación de los jefes para hacer trabajar a la gente floja. Y desafortunadamente no soy la única que se encuentra con ese tipo de personas que “hacen como que trabajan”. En todos lados los hay. ¿Qué sería de México, si cada quien hiciera su trabajo como se debe?

Si los gobernantes hicieran bien su trabajo y no pasarán tiempo en el gobierno robando o dejando a las personas más ignorantes. Si los administradores en el gobierno o en las dependencias gubernamentales revisarán bien esos gastos, se darían cuenta de la corrupción, del tráfico de influencias, del lavado de dinero. Lo importante, no sería que se dieran cuenta, sino que hicieran algo para detener estos robos. Si los gobernantes hicieran leyes y reformas para hacer crecer a México y no para vender o privatizar su patrimonio.

Si cada quien hiciera su trabajo adecuadamente otro México sería. Pero mientras siga existiendo gente analfabeta sin ningún deseo de progreso, mientras sigan existiendo empleados y trabajadores que “hacen como que trabajan”, mientras sigan llegando gobiernos corruptos al poder, mientras que la gente siga vendiendo su voto o votando por un partido solo porque “tienen la camiseta puesta”, México no avanzará, al contrario, irá en retroceso y se llevará a toda esa gente que no quiere hacer su parte.

Intelectuales en la televisión mexicana

Hace no mucho tiempo atrás la pantalla de la televisión mexicana abierta se llenó de imágenes de una pareja que aunque no tenían mucho que ofrecer intelectualmente llegó a pesar de todo y todos a la presidencia de México. En contra de las predicciones, a pesar de que se demostró que el candidato no leía ni por su propio beneficio, de que la primera dama se encontraba entre las actrices más legos del país y de que la familia del candidato comprobó su falta de educación y respeto hacia el pueblo mexicano. En pocas palabras, la televisión mexicana ayudó en gran parte a colocar al presidente de México.

En esta última semana otra actriz en México dijo que el alza del dólar no afectaba a la economía mexicana, lo dijo a televisión nacional, en un horario estelar, en un programa que ven principalmente las amas de casa. He de agregar que este programa no se caracteriza por panelistas intelectuales, aunado a que su horario es el del trabajo y escuela de mucha gente de los que tenemos una vida laboral o escolar. Todo ello sin menospreciar a las amas de casa y a su fiel público.

Así como los médicos tenemos que tener la responsabilidad de lo que hacemos con los pacientes, pues si cometemos un error, fallece un ser humano. Los arquitectos deben de tener responsabilidad al construir un edificio, ya que si se equivocan, se pierde un edificio y vidas. Los farmacéuticos deben de responsabilizarse de sus acciones, pues si se equivocan, hay gente que podría tener reacciones adversas, no lograr una cura, etc. Toda persona que tiene un trabajo se debe de responsabilizar de su labor. Más aún si tienes el poder de comunicar tus ideas, tus palabras a miles de personas, como lo es un comunicador en televisión abierta a nivel nacional.

Todos cometemos errores, si bien es cierto. Pero hay de errores a errores. Hay que tomar la responsabilidad de nuestros errores y no intentar lavar nuestras manos para salir indemnes de ellos. Si estás diciendo una mentira, por ignorancia, porque te pagaron por decirlo, porque es un guión, en televisión nacional, debes de asumir tu responsabilidad, corregir lo que estás diciendo. Aunque lo ideal sería no decirlo.

Si hay programas en la televisión mexicana como Laura en América (que actualmente por fortuna se encuentra fuera del aire) en donde muestran casos falsos como reales, si logró colocar un presidente, si día a día se dicen mentiras como verdades en televisión nacional, quiere decir que la televisión es un medio de comunicación muy poderoso, en el cual por una módica cantidad se puede colocar lo que uno quiera, que hay muchas personas que se creen todo lo que se ven en ella, que hay personas que no se informan.

Y aunque se necesitan programas para entretener, éstos deberían de tener cierta calidad. Nunca entenderé porqué el pueblo mexicano acepta la televisión basura. Es muy triste ver como hay gente que aún hoy, con tanta información de tan fácil acceso, acepta la mala calidad para entrar a sus hogares, para educar a su familia, como modelos a seguir. En vez de progresar, México y su gente, va hacia atrás.

No importa, si quieren pensarlo, lo que haya dicho, la estupidez que dijo esta actriz, porque periodista no es. El decir esto sería un insulto a los verdaderos periodistas. Lo que importa y lo que preocupa es la ligereza con la que se intenta lavar las manos, minimizar el problema de la televisión basura, que es la que termina educando en gran parte de los hogares mexicanos, mismos que finalmente votan por el mismo partido que durante 70 años robó al país.

Finalmente cada país tiene el gobierno y la televisión que se merece. Si el pueblo se encuentra adormecido e ignorante, seguirá teniendo un gobierno corrupto y la televisión ignorante, basura y sin beneficio a la población.

La hipocresía de Epigmenio Ibarra

Hay un post que critica a Epigmenio Ibarra y sus tweets sobre Ayotzinapa. He aquí el link ¿Retuiteando a Epigmenio Ibarra y creyendo que ayudas a Ayotzinapa?

Y si, ciertamente de cierta manera podría no estar de acuerdo. Es hipocresía pura. Pero lo es tanto de la televisión, del productor y del pueblo.

De la televisión porque a las empresas que figuran en este sector lo único que les interesa es vender, sin importar si su contenido es de calidad o no. Es verdad que esta serie no está basada en hechos totalmente reales, todo parecido con la realidad es pura coincidencia, podrán decir. Pero si hablamos de calidad en el contenido televisivo mexicano, este tipo de series es mejor que muchos otros programas que pasan en la televisión basura. Finalmente el objetivo de las televisoras es vender, si hay alguien que lo compre, seguirán vendiendo.

Del productor porque una parte de su trabajo es obtener “fama”, tal vez es a cualquier costo, tal vez esos tuits los escribe realmente de corazón, no lo sé, no lo conozco como para dar una mejor opinión. Sin embargo es el tema que está de “moda” por así decirlo. Y si hablamos de izquierdas, la “izquierda” mexicana, no es realmente una verdadera izquierda, solo le interesa conseguir los votos de la gente, no siempre diciendo o haciendo cosas coherentes o de izquierda, tal vez solo siendo populistas, convencen a la gente con palabras, unas cuantas acciones y así ganan unos cuantos votos.

Del pueblo porque el pueblo mexicano tiene la memoria de un alfiler, un día se acuerda de un hecho y al otro día lo olvida, sin quitarle importancia al suceso de Ayotzinapa, han sucedido en pocos años muchas tragedias, desde Acteal, la guardería ABC, las muertas de Juarez, etc., y de esos hechos no hay tuits, ni hashtags, ni trending topic, ¿Por qué? son igualmente importantes todas y cada una de esas muertes y no por ello le dan el mismo peso en las redes sociales. Hoy es Ayotzinapa, mañana, quien sabe…

Ojalá que los estudiantes y sus familias obtengan la justicia que merecen. Esta respetuosa opinión es meramente personal, no espero que alguien más la comparta.

Odio extrañar 

No les pasa que de repente viven su vida sin alguna persona y todo va bien hasta que de pronto un buen día sueñan con esa persona ?? Si habíamos tenido una etapa de separación ya superada, vuelve como si hubiera sido ayer cuando la superamos. 

Hace tiempo escribí de él. Como hoy, en una noche de guardia, el lugar era diferente, pero el sentimiento es el mismo. 

Ayer soñé contigo, hace un año te vi, de lejos, no quise acercarme, temí tu rechazo, extraño nuestras platicas, extraño a mi amigo. Sé que tú no me extrañas, si lo hicieras, no estaríamos alejados. Fueron buenos tiempos. Tantas horas platicábamos. 

Ojalá regresaras. 

Ya se acaba el 2014

Se acaba el 2014 y como no hay mal que dure 100 años también se acabo la residencia. Ya esta pasando el primer año de trabajar, hasta el momento sin grandes dificultades. Ya estoy de regreso en casa finalmente, en el DF con todo y su tráfico.

Estoy recuperando a mis amigos de los que me alejé por la residencia y perdiendo a unos que otros.

Para que no se pierda la costumbre, este año me enamoré y me rompieron el corazón. En ese momento me preguntaba porqué me pasaba aquello. Pero ahora después de 3 meses entendí que fue para borrar algunos recuerdos que tenía. A pesar de que han pasado 3 meses aun lo recuerdo, tuvo momentos buenos y algunos malos, como todo. Pero bien dicen, puede ser que me haya librado de algo peor.

Regresé exitosamente a la escuela, aunque apenas ando en tercer semestre de economía, salí bastante bien de calificaciones. El próximo año empezare una maestría, que espero sea bastante fructífera. Así que tendré que lidiar con escuela, mas escuela y trabajo.

A veces cuesta trabajo entender que la soledad no es mala, algunos amigos me han dicho: No estoy sola, me acompaño. Aunque quisiera compartir todo con alguien. Ese alguien no ha llegado. Tendré que seguir esperando.

Por mientras, estarán conmigo mis amigos, mi familia y mis bellas mascotitas.

Cada año, cada día se aprende algo más de la vida. Este año no fue la excepción y el próximo año seguiré aprendiendo. A ver que nuevas aventuras, amigos y amores nos trae el 2015.