Se fue.

Como médicos nos enfrentamos día a día a la muerte, es nuestro trabajo. Y cuando perdemos la batalla, a veces, nos hacemos duros para no sentir el dolor. Considero a la muerte una compañera más en el trabajo, a veces gana ella, a veces nosotros. No podríamos llorar cada pérdida, nos volveríamos locos. 

Pero a veces, las pérdidas nos duelen, porque son de personas cercanas a nosotros, personas que en algún momento se sentaron a platicar con nosotros, nos abrazaron, nos saludaron, nos contaron sus sueños y sus metas, nos mandaron un mensaje, nos tomamos una foto con ellos. 

A veces la gente muere a una edad mayor, después de los 70´s. A veces se van antes. Y es ahí cuando duelen más esas partidas, aquellas que ni te esperas, aquellas que jamás pensaste llegar a sufrir. 

Hace ya 6 meses que se fue un chico que era como pocos, lo conocí en la residencia, fue mi interno, era menor que yo, nunca lo olvidaré, era el único con el que podía hablar de muchas otras cosas que no eran de medicina, tenía muchos sueños, fue un ser humano inteligente, bueno, divertido, que seguiré extrañando mucho. Hasta el momento creo que es la partida que más me ha dolido. Cuando regresé a Mérida lo vi, nos fuimos a tomar unas copas juntos, nos divertimos un rato. Cuando supe que se había ido no lo podía creer y hay veces que sigo sin poder creerlo. Es triste enterarse de un fallecimiento, pero el de él me dejó demasiado impresionada, nunca lo hubiera pensado, en un momento quise no creerlo, pero fue verdad. Se ha ido y a los que nos quedamos, solo nos queda seguirlo pensando y seguirlo extrañando. 

No sé si exista algún lugar a donde vayamos después de la muerte. Tal vez me gustaría pensar que sí, para pensar que cuando yo parta volveré a ver a los que se fueron antes que yo. 

Aprendiendo el día de hoy

Como médico conocemos las historias de los pacientes, aunque a veces en urgencias se conocen pocas, los paciente pasan tan rápido que no tienes tiempo de interactuar con ellos a menos de que ingresen muchas veces o sean pacientes crónicos que con el paso del tiempo su vida se convierta en una vida intrahospitalaria

Entre uno de esos pacientes que un médico llega a conocer poco o mucho, me encontré con una chica de 19 años con un padecimiento crónico terrible que había tenido los últimos 10 años, tuvo múltiples ingresos con agudizaciones de su patología de base hasta que se fue agregando complicación tras complicación, y poco a poco se fue deteriorando más su estado, obligándola a vivir en el hospital por largos periodos. El día de hoy ese sufrimiento terminó, se ha ido. Prácticamente la mitad del hospital la conoció y como era tan joven causo sorpresa la noticia de su partida, y sin embargo, todos llegan a la misma conclusión, ya descansó y yo agrego, descansó la familia finalmente

Pero cuando la conocí, conforme yo veía y conocía su padecimiento y pronóstico que realmente era malo, pensaba que haría en su caso, uno conociendo de medicina sabe lo que son los procedimientos, se tiene más idea de lo que puede llegar a pasar, las complicaciones, que es lo que sucede en el organismo en dichos casos, pero como paciente no se esta muy consciente de eso, tanto porque no se entiende muy bien la explicación del médico o a veces porque la familia prefiere omitir algunos detalles del padecimiento -para que angustiarla más con eso, no cambia para nada el decírselo, decían- aunque yo siempre creí que aunque no se lo dijeran ella sabía que el final estaba ahí, unos días más cerca, otros días más lejos, pero sabías que no iba a llegar muy lejos. Por su corta edad y su padecimiento de 10 años yo pensaba que ella quizá no había tenido novios, obviamente nunca fue madre, preguntando me dijeron que nunca vieron que otras personas fuera de su familia vinieran a verla, era como si sólo existiera para su familia, a pesar de que había terminado la preparatoria y hasta en algún tiempo había trabajado
Llegue a la conclusión de que muchas veces estamos deprimidos porque reprobamos un examen, porque nos toca el regaño de los padres, porque terminamos una relación, porque llueve cuando queremos salir a divertirnos, en fin, por tantas cosas tan banales que uno no piensa en quienes de verdad tienen razón para estar realmente deprimidos, porque viven en un hospital, porque prácticamente están esperando a que se gaste su reloj de arena y partir al más allá, aunque claro, nunca sabemos cuanto tiempo iremos a vivir, quizá más que ellos o sorpresivamente menos que ellos. Alguna vez supe de un chico de 27 años que había tenido un accidente en motocicleta y había quedado en estado vegetativo, seguro que el no pensó que iba a quedar así

La conclusión a la que me hace llegar es que hay que disfrutar lo poco o mucho que nos de la vida, disfrutar las lágrimas, disfrutar la risa, disfrutar a quienes nos rodea, no preocuparnos por cosas que no importan demasiado, porque si tienen solución no hay que preocuparse y si no la tienen para que nos preocupamos, dice alguna frase

De cada persona podemos aprender cada día, yo creo firmemente de que todos los días se aprende, con el solo hecho de ver a la gente, ella me enseño eso, que no hay que ver que hay detrás ni que hay delante, sino disfrutar lo que se este viviendo pues nunca más regresara

Que pasaría ????

Hoy leí una publicación que me ha puesto a pensar… Que pasaría si el día de hoy sucediera algo y mañana no despertara mas??? En otras palabras, que pasaría si hoy fuera mi ultimo día de vida? Lo pensé y he llegado a una segurísima conclusión

Si hoy precisamente domingo 1o de abril muriera, la gente se empezaría a preguntar por mi el martes a las 5 de la tarde, con mucha certeza, porqué exactamente en esos momentos? Porque a esas horas me tengo que presentar a guardia, pero no sería hasta el miércoles que se “comenzarían a preocupar” por mí, porque seguro verían que no me presento al servicio que me toca rotar, preguntarían desde cuando no voy y se darían cuenta que toda la semana no he ido, por lo que supongo que me buscarían hasta el jueves… Para ese entonces les llamaría la atención el olor de mi habitación jajaja

En fin, eso es lo que seguramente pasaría si muriera hoy, porque desafortunadamente estoy muy lejos de la gente que me quiere y de mis amigos, supongo que si hoy muriera mis padres se enterarían hasta el viernes, y sería algo muy triste para ellos, pero si de algo estoy segura es de que si algo me pasa aquí, se sorprenderán un día y al otro día me olvidaran… Eso es lo que pasa cuando te hayas rodeada de gente a la que no le importas…

Lo único bueno de todo es que este martirio terminara, me alejare para quizá nunca regresar y volveré a ver a la gente que si me aprecia olvidando que estuve 2 años y medio en medio de personas que siempre fueron para mi extrañas, que una y otra vez me lastimaron sin detenerse dos segundos a pensar si las palabras que proferían contra mi tuvieran algún efecto, a lo mejor una o dos personas sentirán malestar por mí… Solo espero que toda esta soledad haya valido la pena

Unas cuantas palabras

Hoy quisiera escribir unas palabras, me esta costando trabajo ponerlas en un post, lo que es realmente raro porque habitualmente cuando decido escribir algo es porque ya lo tengo bien establecido, pero en esta ocasión es difícil, es difícil por que siempre lo es cuando de muerte se trata, quisiera dedicar esto a alguien que me ha dado una forma diferente de ver la muerte, a alguien que por respeto no nombraré

Hay dos tipos de muerte: la esperada y la inesperada, yo he conocido en mi vida la segunda únicamente, aquella en la que ni tiempo da de decir adiós, pero es la esperada la que más miedo da, la que más inquietud provoca, el saber que el final esta cerca y no saber como reaccionar

En estos casos habría que reaccionar con tranquilidad, finalmente todos un día, unos tarde y otros temprano tendremos un final, no sabemos cuando pero es algo seguro, y cuando sabemos que el final se acerca hay personas que reaccionan con negación pidiendo que a sus familiares se les haga de todo, así sean cirugías que sólo harán daño, alargando su vida, pero en malas condiciones y lo que debieran hacer es sólo disfrutar los últimos momentos y prepararse para el adiós aunque difícil y no menos doloroso creo que es lo mejor para ambos, yo realmente creo que esta decisión es digna de admirarse y sólo espero que si me toca alguna vez de cerca una de ellas pueda lograrlo

No sé decir que muerte se prefiere si esperada o inesperada, finalmente tarde o temprano aparece para todos… Sólo que a veces es mejor poder decir adiós, un privilegio que no todos tenemos