Una historia sorprendente

He aquí la historia que me ha inspirado esta noche a un post

Conocí a una chica de 24 años creo, embarazada de término, cuando la vi algo de ella me llamó la atención, tal vez fue la tranquilidad con la que venía, tal vez fue que en el servicio de urgencias de ginecología siempre llegan con cara de angustia y ella no la tenía, le pregunté porque venía y me dijo que tenía contracciones esporádicas desde el 29 de mayo, y era 10 de junio, yo pensé que no serían contracciones adecuadas para trabajo de parto, pero ella me dijo “Vengo a hacerme cesárea” en ese momento pensé que era una de esas pacientes que a fuerza quieren cesárea porque creen que duele menos y fue que me señaló una hoja que me había dado que decía: Embarazo de 36 semanas de gestación con VIH

Y fue cuando entendí todo, la pasé, la revisé a uno como médico le toca de vez en cuando saber que un paciente tiene VIH, definitivamente es mejor saber y tener las debidas precauciones que no tener ni idea, a veces ni los pacientes saben

Nos contó su historia, se enteraron su pareja y ella del diagnóstico por casualidad, a él le hicieron una prueba en su trabajo, trabajaba en un bar, llegaron a hacer pruebas y salió positivo, a ella le hicieron pruebas y salió positiva, lo peor de todo no era eso, sino que ella ya estaba embarazada pues eso fue en febrero

Según ella el contagio pudo haber sido en septiembre cuando él le puso los cuernos y en venganza ella también le puso los cuernos, se metieron con gente extraña y no se protegieron debidamente y he ahí las consecuencias de que un bebe pudiese nacer con VIH

Es triste la historia, de vez en cuando llega alguien con VIH al servicio y se les nota la enfermedad en lo delgados que lucen, pero ella se veía bien, de lejos mire a su pareja y él también se veía bien, de hecho él no tomaba tratamiento y ella lo hacia porque estaba embarazada

Habitualmente no preguntamos su historia y no la cuentan ellos tan abiertamente como ella y ella misma lo dice, fue por pendejos que nos pasó, triste pero cierto

A mi me sorprendió la aceptación que tiene sobre la enfermedad, la tranquilidad con la que espera que su bebé no se haya contagiado de VIH, no cualquiera actúa tan tranquilamente

Lo importante de la historia fue que ninguno de los dos tenían síntomas fue un diagnóstico al azar, como pocos realmente, como médicos no sabemos quien si o quien no lo tiene a menos de que ya hayan sido diagnosticados, ahí esta la importancia de hacerse la prueba de VIH, aunque claro da miedo, pero en caso de positiva, creo que es mejor saberlo a tiempo que ya cuando sea demasiado tarde como en el caso de la chica, con un embarazo

Ahora que también esta el aspecto de la protección, que a veces dejamos a un lado y que luego se padece con una simple infección o alguna otra más grave como el VIH

Realmente esta para pensar esta historia, por eso la comparto, espero me dejen sus comentarios :3 saludos y gracias por leerme xD

Anuncios