Día 3 viaje a Europa 2022

Ya con la tarjeta de transporte público, me dirigí hacia el centro de la ciudad a conocer lo que se podía conocer gratuitamente, ese día no lo iba a tener completamente libre así que la famosa tarjeta Iamsterdam Card la compraría otro día.

Desde antes de llegar había elegido qué cosas quería conocer y que eran gratuitas, así que fui a algunas como la casa más angosta de Amsterdam, el Barrio Rojo, que de día no tiene mucho rojo, algunas iglesias, los canales, el puente de los cinco puentes y obviamente la famosa estación central de Ámsterdam.

Y estaba casual en la plaza Dam cuando el clima hizo de las suyas, tocó que lloviera de pronto algo fuerte y aunque traía paraguas mis tenis acabaron hechos sopa con la lluvia, lo raro fue que unos 15 o 20 minutos después ya no había más lluvia y había un buen clima, creo que por eso dicen que se puede pasar todas las estaciones del año en un día en Ámsterdam.

También fui al Vondelpark y no pude evitar compararlo con otros parques que había conocido en Canadá o incluso en Londres, desafortunadamente el Vondelpark está muy descuidado, necesita un buen jardinero que le dé una buena ayuda.

Ese día fue cuando me di cuenta de que aquí casi todo se paga con tarjeta de crédito y no con cualquier tarjeta, sino con una touchless, para infortunio mío, ni mi tarjeta, ni mi banco daban ese servicio, pero en Ámsterdam aún hay muchos lugares donde no es “obligatorio” tener una tarjeta touchless, así que lo dejé pasar. Spoiler alert: gran error.

El motivo principal del viaje, como había comentado, fue el concierto de Queen, no solo había comprado boletos, sino también compré la experiencia VIP lounge, así que llegué poco antes de las 5 pm, el concierto empezaba a las 8 pm, aunque las indicaciones decían que tendría que haber llegado 5:30 pm, me tocó esperar un rato, luego nos pasaron al lounge, nos dieron algo de comida y algo de bebida y justo ese día empecé a conocer un poco más a algunos, no todos, holandeses.

Para empezar, fácil miden más de 1.80 metros, entonces creo que salgo de su campo de visión, por lo que muchos o no se percatan o no les importa mi presencia y simplemente hacen lo más fácil para ellos que es ignorarme, así que por un buen rato me quedé ahí esperando a que alguien me hiciera algo de caso. Yo que pensaba que eso iba a ser lo peor del día, estaba equivocada.

Pasó el tiempo y pasamos al Ziggo Dome, anteriormente había tenido la costumbre de comprar una playera en los conciertos importantes a los que iba, pero pasó igual a como pasó en migración en el aeropuerto, había una fila enorme y cuando vi los precios, no bajaban de 40 euros.

Ha de ser bonito viajar a un lugar en el que tu moneda vale lo mismo que la moneda de a dónde viajas, pero ese no era mi caso, el euro anda rondando los 21 pesos mexicanos, así que una playera de 40 euros me iba a salir la módica cantidad de más de 800 pesos, eso quitando de que no hubo algún diseño del que me enamorara y la fila interminable, al final no compré nada en el concierto.

Así que fui a mi asiento que estaba en primera fila, medianamente bien ubicado, con la bolsita que nos dieron de VIP, me tocó entre dos mujeres y lo que a continuación iba a pasar, jamás, ni en mis peores pesadillas me lo hubiera imaginado.

Todo empezó cuando me recargué en la baranda de enfrente, no había empezado el concierto, no pasaba nada y la señora de unos más de 50 años a mi izquierda, me habló en neerlandés y yo obviamente no entendí, le dije que me hablara en inglés y lo que quería era que me sentara bien, que no la dejaba ver y yo pensé, no está pasando nada, pero bueno, nunca he sido de problemas así que me senté bien.

Empezó el concierto, todo bien, genial, veía de cerca a Brian May, de alguna distancia a Roger Taylor, yo había ido a verlos a ellos, al final de cuentas. Luego de un rato hice lo que todo el mundo estaba haciendo, agarre mi celular y me puse a grabar y ahí fue cuando me di cuenta de que aunque no fumes, tanta marihuana en el aire, te puede llegar a afectar neurológicamente.

La señora a mi izquierda se puso como energúmena diciéndome que quitara el celular, que era irritante, amenazando que iba a aventar mi celular. Yo me defendí diciéndole que ella había estado pegándome al moverse, lo cual era cierto, pero yo no estoy loca como para armar escándalo por eso y que aventar mi celular era ilegal y no sé si esa fue la clave, pero ya jamás me molestó. Al final de cuentas todo de lo que se quejó lo termino haciendo ella y el señor mayor con el que iba.

Realmente me sorprendió y de mala manera la conducta de la gente de Ámsterdam, no solo por esa señora, también por los ciclistas que realmente no tienen ni la más mínima precaución con los peatones, al bajar del ferry ellos bajan rápido y no les importa que alguien vaya enfrente, el peatón se tiene que quitar, me tocó ver como niños corrían sin importarles que en frente fuera caminando un adulto mayor y que casi lo tiraran, más allá de todo, mi percepción fue que son mal educados, tosen sin taparse la boca, escupen al piso y ni hablar del uso de cubrebocas, porque en estos lados del mundo, parece ser que el Covid ya no existe.

Al final del día, a cómo pude disfruté el concierto, dándole completamente la espalda a la señora loca y siendo feliz de que vi en vivo a Roger Taylor y a Brian May.

Día 2 viaje a Europa 2022

Por fin después de 10 horas llegaba a la segunda parada, Bruselas, todos íbamos caminando rumbo a recoger las maletas cuando vimos una fila, muchos nos seguimos y seguimos, hasta que vimos de qué era la fila, era una fila enorme para migración

Yo tenía el autobús para cuatro horas de cuando llegamos, como llegamos temprano, hasta había pensado intentar cambiarlo a un horario más cercano, aunque no sé si se puede, pero por la fila de migración, definitivamente que no iba a ser una buena idea y ahí agradecí que el autobús saliera tan tarde. Si hubiera elegido el del horario más temprano que salía de la ciudad, no hubiera llegado.

Luego de aproximadamente una hora y media, llegó mi turno, al que estaba formado frente a mi le pidieron documentos, le hicieron más preguntas y a mí solo me preguntaron que si iba de trabajo o placer, cuántos días iba a estar y a dónde iba, fácilmente pude pasar.

El problema principal de FlixBus es que nunca sabes a ciencia exacta dónde está la parada, no tiene ninguna señalización y las instrucciones de la aplicación son muy escuetas, incluso en el mapa que viene en la aplicación, la flecha no señala al punto exacto, así que hice lo que primero se me vino a la mente, escuché español y me acerqué y les pregunté a dos chicos que si alguno iba para Amsterdam, afortunadamente uno iba a tomar justo el mismo autobús, así que por lo menos, no iba a esperar esas dos horas y algo sola jajaja.

Tocó esperar y esperar, cada autobús que llegaba, le preguntábamos si era el nuestro y no, hasta que por fin después de muchos autobuses, dimos con el nuestro y nos subimos.

El avión había llegado cerca de las 10 am, pasamos migración cerca de las 11:30 am, nos subimos al autobús a las 14:00 h y cerca de las 18:00 h fuimos llegando a Amsterdam, nos despedimos, cada quien tomó su camino y el mío me llevó al primer hostal que fue el primero y único solo para mujeres en donde me he hospedado.

Se llama Hostelle, bastante decente, bueno para trabajar de remoto, pero sus lockers eran muy pequeños, ruidosos y algo peligrosos. Para más comentarios, les dejo mi reseña en Tripadvisor.

Creo que mi primera recomendación cuando se llega a un nuevo lugar es verificar el transporte público y su funcionamiento, verificar cuál es el metro y cuál es el tren, porque obviamente no sale lo mismo, en la estación más cercana al hostal pude conseguir una tarjeta para metro, autobuses y tranvía en Amsterdam por los cuatro días que iba a estar, por la módica cantidad de 25 euros.

Como únicamente pedí permiso para trabajar a distancia, tuve que conectarme a juntas y prácticamente ya no salí. El único lugar al que fui, fue a comprar comida, y parte del plan “Misia pero viajera” fue ir al súper y comprar galletas, barritas, yogures y una ensalada por casi 7 euros.

Día 1 viaje a Europa 2022

Escribo esto desde un autobús en Europa, me ha pasado de casi todo en este viaje jajaja y se me ocurrió escribirlo en el blog.

El objetivo inicial fue ir al concierto de Queen en Amsterdam, recuerdo que compré los boletos el mismo día que salieron a la venta , para elegir unos buenos asientos y efectivamente, me tocaron en primera fila de los asientos numerados, en un buen lugar. El problema fue que el concierto era para el 2020. En aquel entonces, ya tenía mis boletos de avión, mis hospedajes, solo faltaban los trenes de algunos traslados. Y de pronto, llegó la pandemia y obviamente todo se canceló. Yo tenía mi anterior trabajo con un mes de vacaciones, iba a ser un tour de unos 20 días, no sé cómo hubiera sido, pero seguro que si iba a ser más pesado. El plan era visitar más países y los lugares más icónicos de Queen y de Freddie Mercury como Montreux. Pero con la pandemia, hubo un cambio de planes.

Entonces la pandemia “pasó” se reagendó el concierto al 1o de Julio, yo ya no tenía mi mes de vacaciones porque cambié de trabajo, carrera, etc., afortunadamente podía trabajar remotamente, me dieron permiso y empecé a comprar boletos, hospedaje, todo, pero ahora en plan “Misia pero viajera” tal cual.

Encontré un vuelo buenísimo que llegaba a Bruselas y salía de Cancún, de regreso tomando otra ruta. Y en cuestión hospedajes decidí hostales, no era mi primera vez en ellos, así que aprovechando sus precios, los fui seleccionando con el filtro de que tuvieran lockers y áreas comunes para trabajar, lo cual es algo complicado en Amsterdam porque habitualmente los grandes hostales están lejos del centro.

En fin, el primer día fue el vuelo CDMX a Cancún, sorprendentemente todo fue bien, todo fue puntual y yo, junto con una mochila viajera de 30 litros (la cual en un momento pensé que no me dejarían pasar, pero que finalmente si pasó sin ningún problema) y una pequeña maleta de ruedas, con 18 kg de equipaje en total, llegamos a Cancún, con mucha hambre y entre que checaba qué hacer, viendo que aún faltaban dos horas para poder documentar la maleta en el vuelo a Bruselas, se me ocurrió la “genial” idea de ir a comer al centro. Spoiler alert: fue mala idea.

Me convencieron de tomar un colectivo hacia el centro por la módica cantidad de 150 pesos, dejé mi maleta de ruedas en la terminal y me fui a desayunar cerca de la terminal del ADO, para “no tardar” en regresar, dije yo.

Cuando vi la hora, ya estaba en tiempo límite, comí rapidísimo y fui al ADO a comprar el boleto al aeropuerto, estos autobuses salen cada media hora y perdí el más cercano, así que tuve que esperar el siguiente, más tiempo perdido. En la terminal vi una pareja de extranjeros y pensé “igual y van para el mismo lugar” y si, cuando nos llamaron para subir a autobús, los tres corrimos para subirnos. Después de un poco de tiempo perdido, nos subimos y llegamos al aeropuerto y los tres nuevamente salimos corriendo para documentar maletas.

Afortunadamente, llegamos a tiempo, en tiempo límite según el de la ventanilla, quien no se quedó con las ganas de echarme su choro mareador de “tienes que llegar temprano, es salida internacional, qué tal qué no llegas, etc”. Eso si, a los extranjeros, no les tocó regaño. Después de documentar, pasé el filtro de seguridad y finalmente ya estaba en la sala para abordar, después de un rato esperando, escuchando a los niños desesperarse por la espera, llegaron los autobuses que nos llevarían al avión.

Para mi sorpresa salimos rápido y eficientemente, encontré mi asiento y me dispuse a dormir, una hora después me sirvieron la comida que fue pollo, puré de papas, verduras cocidas, pan, pasta fría y un pastelito de chocolate, no lo mejor, pero estaba bueno, más el pastel. En los vuelos siempre pido que me llenen una botella de agua y en TUI afortunadamente si quisieron llenarla, la última vez que viaje en Iberia, no quisieron.

Y por fin, después de 10 horas, llegué a la primera parada, Bruselas. Pero como eso fue al otro día, va en el siguiente post…

Donde aprender programación gratis.

Existen muchas páginas para aprender programación que son gratuitas, desde cursos completos, hasta bootcamps, pasando por videos. Algunos en español y otros muchos en inglés.

Para empezar yo te recomendaría un curso que encontré en LinkedIn, muy básico, donde explican en qué consiste la programación, el Backend, el Frontend y el Full Stack. El curso se llama Fundamentos del Desarrollo Web. Aquí mencionan desde HTML, CSS, JavaScript y las herramientas que son necesarias para empezar a aprender programación.

Y para continuar hay un mundo completo donde puedes aprender todo un mar de cosas, desde HTML, CSS, JavaScript, hasta otros lenguajes como Python, Java, C#, C++, etc.

Existen plataformas completas con muchísimos cursos gratuitos como:

  • SoloLearn. Aquí encontrarás cursos de HTML, CSS, JavaScript, Python, C++, diseño web responsivo, React, Angular, Kotlin, Go, Ruby, PHP, jQuery y muchos más. Esta página se encuentra en inglés. Al agregar un curso te pregunta con cuántas lecciones quieres empezar por día y te calcula cuando terminarás el curso. Tiene una versión PRO que permite hacer más ejercicios que la versión gratuita.
  • W3Schools. Está en inglés pero tiene muchísima información de gran utilidad en HTML, CSS, JavaSCript y muchos más.
  • FreeCodeCamp. Cuenta con certificaciones de diseño web responsivo, JavaScript, jQuery, React, Python y muchos más. Esta página está en varios idiomas incluyendo el español.
  • LearnKarts. Tiene cursos gratis en inglés de Angular, CSS, ExpressJS, HTML, PHP, React JS y SQL.
  • Capacítate para el empleo. Página de la Fundación Carlos Slim, tiene cursos completamente gratuitos, que te dan certificados. Honestamente no he revisado estos cursos, pero se ven bien, hay para desarrollador Frontend, Backend y otros más interesantes.
  • Educative. Tiene muchos cursos, los básicos son los que están gratis. Desde JavaScript, HTML, Python y otros lenguajes como R, PHP, Scala, etc.
  • The Odin Project.*
  • Code Avengers.*
  • Code Conquest.*
  • Khan Academy.*
  • Envato Tuts+.*
  • Codeacademy.
  • Bit Degree.*
  • Edabit.*
  • Edx.*

En plataformas se puede encontrar mucha información para aprender a programar, incluyendo en LinkedIn, muchos usuarios comparten muchas líneas de código, proyectos, infografías, etc. Incluso plataformas de pago como EDTeam o Udemy ofrecen algunos cursos gratuitos.

Además Youtube se puede encontrar usuarios que comparten gratuitamente videos donde enseñan diferentes lenguajes, tutoriales, a hacer proyectos, páginas, etc. Estos se pueden encontrar en español o en cualquier otro idioma.

En español les puedo recomendar los canales de:

  • HolaMundo. Programador Chileno que vive en Nueva Zelanda.
  • Bedu. Canal de una página de cursos de pago, de pronto tienen buena información de manera gratuita.
  • FreeCodeCamp. Canal de FreeCodeCamp. Apenas empiezan, tienen videos pequeños, pero tienen un curso de HTML y CSS de 5 horas.
  • Rafaella Ballerini. Brasileña que hace videos sobre programar. Hace tutoriales. Habla en portugués, pero creo que se le entiende bastante bien como para verlos y entenderlos.
  • Víctor Robles WEB. Español que sube videos sobre programación, tiene varios cursos en Udemy.

En inglés les recomiendo:

  • Tiff in Tech. Canal de Tiffany, una chica que hizo un bootcamp y ahora es programadora. No hace tutoriales como tal, pero da buenos tips.

Este post solo es para comenzar una serie de recursos para aprender a programar en distintos lenguajes, poco a poco se irán actualizando e iré incrementando los recursos.

* Estas páginas no las he revisado personalmente, no aseguro al 100% que sean gratuitas o de buena calidad, pero existen y hay quienes las recomiendan.

El segundo módulo terminó

Y de pronto, nos dimos cuenta de que ya habían pasado tres semanas más y ya estaba terminando el segundo módulo del bootcamp de Ironhack.

En esta ocasión aprendimos NodeJs, Handlebars, Express, a lidiar con las bases de datos en MongoDB, a hacer deploy en Heroku y seguimos aprendiendo más de CSS, HTML, JavaScript.

Nos tocó realizar el segundo proyecto en equipo de dos personas, empezando el lunes y presentándolo el viernes, y no pude haber tenido mejor compañero de equipo, realmente compaginamos muy bien y quedó, para mi punto de vista, un excelente proyecto, muchas gracias Edgar.

Les dejo un pequeño vídeo explicando más o menos de qué trata la aplicación, que es ni más ni menos que de películas de Marvel, elegimos este tema porque es multiconocido el Universo Cinematográfico de Marvel, están todas las películas estrenadas hasta el momento, en ella se puede crear una cuenta y con ella se puede crear una película, editarla y borrarla.

Segundo proyecto

Si quieren pasar a ver la página este es el link: https://tu-marvel-movies-app.herokuapp.com/

Una nueva esperanza.

Cuando era niña quería ser periodista, escribir artículos, entrevistar personas, hasta locutora o corresponsal de guerra quería llegar a ser, por cuestiones que no vienen al caso, no lo fui. Me acuerdo que en 5o año de la preparatoria aún no sabía a qué área me iba a inscribir en 6o año, dependiendo la carrera que se quiere estudiar, hay que elegirla. Lo único que sabía es que tenía que sacar buenas calificaciones para elegir carrera y campus.

Francamente debería de ser ilegal que te obliguen a decidir que es lo que quieres hacer el resto de tu vida a los 15 años, a esa edad no sabes las dimensiones de tus decisiones.

En aquel tiempo estaba en la televisión la serie ER, me encantaba, me imaginaba que así era la medicina en México, jajaja, gran error, ojalá hubiera visto la primera temporada completa. El punto fue que elegí estudiar medicina, a mis 17 años estaba ya en la facultad y aún recuerdo, como si fuera ayer, mi primera clase, de histología, recuerdo que me senté junto al único que conocía del grupo, un compañero de preparatoria que casualmente quedó en el mismo grupo que yo, con quien después iba a estar discutiendo mucho a mediados de la carrera. No recuerdo si fue en el primer año o en el segundo me llegó el atisbo de que no era lo que yo esperaba la medicina, pero por x razón, yo seguí y aguanté, con buenas calificaciones, que hoy viendo hacia atrás, no supe cómo existieron.

Un buen día llegó la elección de plazas para el internado, yo solo sabía que quería irme a un lugar con playa y pensé ”más vale malo conocido que bueno por conocer” y me fui a Veracruz, hasta el día de hoy, el mejor año de mi vida, donde la medicina y yo nos dimos otra oportunidad, donde aprendí mucho, y realmente no me puedo quejar de ese año, solo del jefe de enseñanza que desde el primer día nos lo pintó todo negro, pero no fue así, afortunadamente no tuvo nada de razón, ni de sentido común, también recuerdo a un doctor al que le gustaba acariciar asquerosamente mi mano, los acosadores nunca faltaron en mi paso por la medicina.

Después vino el año del servicio social, en esta ocasión elegí lo más cercano a casa, lo que conllevó al que aún hoy y a pesar de todo lo que he vivido haya sido el peor año de mi vida. Los que siguen este blog, saben a donde fui a dar y porque se lleva el título del peor año, los post siguen abajo en algún lado. Ese lugar se llevó la dulzura que algún día llegué a tener como médica, aunque aún recuerdo la primera paciente que me despertó la ternura, en Veracruz, una niña que requería de Neurocirugía, casualidad o destino, no lo sé.

Pasó el tiempo, acabó el martirio, lo único bueno de ese año fue una gran amiga que hasta ahora conservo. El examen profesional llegó y se fue afortunadamente aprobado. Intenté dos veces el ENARM, para cirugía, en el internado me había enamorado de la cirugía, la última vez quedé a unas décimas de quedarme, pero no pasó, el tiempo diría porque.

En vista del éxito no obtenido entré al propedéutico de una maestría e intenté por última vez el ENARM, ahora para urgencias, asombrosamente fui aceptada en ambas, pero me fui a la especialidad, fueron 3 solitarios años, donde ni una sola alma me felicitaba en persona el día de mi cumpleaños, donde las personas afirmaban que yo no era su amiga, donde otra vez estuve apunto de dejar todo, de agarrar maletas y regresar de Mérida, pero aguanté una vez más y terminé, al final elegí una plaza de trabajo, preguntando a una amiga de la facultad, elegí su hospital ahí la coincidencia se volvió destino.

Cuando empecé con el trabajo en el hospital, veía a mis compañeros con más antigüedad y honestamente yo no me veía igual, después de 10 o 15 años haciendo lo mismo y mucho menos jubilándose un día después de casi o más de 30 años, y lo peor, sin obtener nada a cambio, porque ya no me iba a tocar jubilación, el resto de mi futuro iba a depender de lo que hubiera ahorrado del afore, de las comisiones de esos ahorros y del resto que no me hubiera robado el gobierno.

Y un buen día, como en la vida de todos, llegó la pandemia de COVID a la mía, ahora nos tocaba arriesgar la vida por terceros que no se habían cuidado, por aquellos que por negligencia o accidente se habían contagiado y requerían estancia hospitalaria. Desde el servicio social me había topado con personas conflictivas, pero lo que desató el COVID, fue lo peor que yo he llegado a ver en mi vida, en todos mis años ejerciendo la medicina, desde gente que estuvo apunto de agredirnos físicamente, pasando por los que no creían en el COVID que nunca faltaban, los que aún sabiendo que ya estaban infectados con COVID no se ponían el cubrebocas o que a pesar de saberse contagiados lo ocultaban y los peores los médicos que decían que con el COVID no pasaba nada, los médicos que no quisieron vacunarse, los médicos que solo esparcieron ignorancia entre la gente.

Y ahí finalmente llegó el día en el que ya no pude aguantar más, mi tiempo y propósito en la medicina había llegado a su fin, meses antes había pensado cambiar de vida, pero con la pandemia y después de percatarme que yo había elegido ese camino por una razón, que ya había pasado un año antes de la pandemia, ya no hubo marcha atrás.

Esto había empezado en enero del 2001 y terminaba el 22 de octubre del 2021… el último día que fui a trabajar, dejé 10 años de antigüedad, un sueldo decente, cambié esa “tranquilidad” si es que así se le puede llamar de un trabajo “seguro” por el desempleo, el 25 de octubre firmé mi renuncia y soy feliz al decir que no me arrepiento ni por un segundo de mi decisión. Vale todo cuando ya no me despierto estresada por tener que ir a un trabajo que ya no me hacia feliz, un trabajo en el que tenia miedo de dar informes, de que me tocará un familiar conflictivo o un paciente con COVID, ya no me hacían feliz los casos interesantes, después de tener tan cerca a la muerte, literalmente soplándome en la nuca, ya no quise aguantar más y finalmente decidí darle un giro de 180 grados.

El 25 de octubre empecé el bootcamp de Web Development en Ironhack, pretendo ser una web developer, al inicio de la pandemia ya me había interesado en el tema, pero en aquel momento dije “cuando acabe la pandemia y sean presenciales, me inscribo” Jajajajajajajajajaja, irónicamente la pandemia hizo que todos estos cursos se pudieran tomar remotos y hoy ya no imagino cómo sería un bootcamp presencial.

Ahora me despierto a las 8 de la mañana, me baño, prendo mi computadora y a las 9 am empiezan las clases con excelentes maestros, personas que saben mucho y que les gusta compartir su conocimiento, no con personas que al no saber algo te dicen “tonta” o “estúpida” como pasa en la medicina o con personas celosas de su conocimientos que ni siquiera querían pasar un artículo.

Ahora tengo compañeros que me apoyan, no niego que en la medicina encontré a quienes también me apoyaron, pero también me encontré con acosadores que gustaban de molestarme, no sé si en el mundo de la programación me llegue a encontrar con acosadores, tal vez los haya, pero por lo menos ahora no hay nadie que me toque si no lo quiero.

A las 13.30 horas inicia la hora de comida, como en casa, comida decente y casera, tengo tiempo suficiente para tomar una siesta, descansar en un lugar decente, con un baño decente, no como en la medicina que nunca encontré un baño decente, excepto en mis rotaciones en un hospital de tercer nivel y otro particular.

De 15 a 18 horas más practica, estudio, clases, varía, más aprendizaje, si no entiendes algo, hay alguien, los teachers assistant que te apoyan siempre y con muchísima paciencia, no hay nadie que si te contaminas te dan un golpe en las manos con las pinzas o te corran de algún lugar.

Hoy no sé si hice mi mejor elección de bootcamp, hoy solo tengo esperanzas de que el próximo año conseguiré un mejor trabajo y que poco a poco iré aprendiendo más, creando cosas extraordinarias con la computadora, el sueldo es lo que menos importa, ni todo el dinero del mundo vale la tranquilidad y eso espero encontrar el 2022. No sé lo que me depare el destino, no sé si regresé algún día a la medicina. Pero por lo mientras he decidido un cambio de carrera, después de haber vivido de y por la medicina por 20 años, nunca es tarde para cambiar de vida y hasta ahora, no me arrepiento.

Mi primer módulo en Ironhack

Buscando opciones encontré este bootcamp, 9 semanas intensivas de muchas horas diarias, únicamente con descansos de fines de semana.

El primer módulo dura 3 semanas y al final hemos tenido que presentar un proyecto, nunca me ha gustado exponer, pero salió al final de cuentas jeje. Realmente tuve unos maestros muy buenos que con mucha paciencia nos explicaron los temas y nos ayudaron a terminar el proyecto.

Al final y sin saber absolutamente nada de programación, salió un juego, no el mejor, pero si uno decente, por lo menos se puede perder en él xD.

Los invito a jugarlo

Corogame

El hubiera no existe.

A veces con el tiempo, después de ver varios vídeos de YouTube, nos encariñamos con los “YouTubers”, uno se entera de su vida, conoce a su familia, el como llegan a donde están y prácticamente conocemos cómo viven, qué enfermedades padecen, sus luchas contra ellas y muchas cosas más.

Hace poco me encontraba pensando en una Youtuber latina que vive en un país de primer mundo, no había visto vídeos de ella y se me hizo extraño, al final averigüé que había fallecido, por la misma causa que fácilmente habrán fallecido en este momento más de 300,000 mexicanos, por Covid.

Ella tenía la particularidad de no creer en las vacunas, si creía en el virus, pero no en las vacunas, como muchos; de hecho conozco gente que se ha enfrentado a pacientes con Covid, personal de salud, y aún así no se vacunan.

Cuando me enteré de lo que le había pasado, al ir viendo los hechos, tristemente parecía que leía una crónica de una muerte anunciada, desafortunadamente cometió muchos errores, no soy nadie para juzgar a nadie, lo peor de todo, lo que más duele es que deja unos niños huérfanos y esos niños realmente la necesitaban.

Esta bien que las personas puedan decidir sobre si se aplican una vacuna, si se ponen el cubrebocas, si se toman un tratamiento, no solo de Covid, de todas las enfermedades, todos los diabéticos tienen la opción de seguir una dieta y no tener complicaciones de la diabetes, todos los pacientes con cáncer pueden negarse al tratamiento, aunque ello conlleve fallecer tempranamente, pero en el caso del Covid no es nada más asumir las consecuencias de las decisiones uno mismo.

Si no usan cubrebocas y se contagian, no solo se contagian a sí mismos, pueden contagiar a otras personas, personas que quizá se han cuidado en extremo para evitar contagios, gente que quizá no han salido en toda la pandemia, que si salen a la calle hacen incluso cuarentena dentro de casa, que pueden tener o no cualquier otra enfermedad que pudiera agravar un cuadro de Covid y llevar a alguien inocente a la muerte.

Si no se vacunan y no se cuidan, empeora la imagen, no sólo se contagian y contagian, sino que tienen más probabilidades de fallecer y todo sale peor si no son sanos, o cuando son padres o madres de familia, dejando niños huérfanos y ellos seguramente no tendrían ni idea de lo que sucedió.

Lo peor de todo es que no es el único caso de este tipo del que me entero, madres que deciden no aplicarse la vacuna contra Covid, contraen el virus y fallecen, nunca sabremos si la vacuna o no hubieran hecho la diferencia, si no hacer un viaje, ir a una fiesta, ponerse bien el cubrebocas, etc, pudieran haber hecho una diferencia.

El tiempo no se detiene, el hubiera no existe, mejor cuidarse lo más posible hoy para despertar mañana.

Las personas vienen y van.

Es curioso lo que uno encuentra en el disco duro de una computadora que ha venido usando por algunos años. Rebuscando entre los archivos para encontrar un poco de espacio libre encontré de todo, cartas que algunos amigos me escribieron, cosas e información que nunca tuvieron utilidad alguna, pero que de alguna manera ahí estaban, sin eliminar, como parte de mi pasado, incluso ahí están los primeros diarios electrónicos, mis pensamientos de hace más de 10 años. Lo más insólito que he encontrado, hasta el momento, es una carta de amor de una persona con la que llegue a salir, para otra persona, ni recuerdo porqué la tenía guardada.

Me encontré con nombres de mi pasado, personas que alguna vez fueron muy cercanas a mi y cuyo paradero el día de hoy desconozco, muchas personas han entrado en mi vida, algunas se han quedado a través de los años, mi amistad más larga data de los inicios de mi carrera, otra del servicio social de la carrera, alguna otra desde la preparatoria, sin embargo, con estas últimas no tengo mucho contacto.

Creo que cada persona en mi vida ha entrado por algo, a lo mejor no todas, pero las que alguna vez fueron importantes tal vez si, algunas para enseñarme algo, otras para que aprendiera sufriendo por lo que me llegaron a hacer, para que me hicieran reír, para que me hicieran llorar, para que me enamoraran o simplemente para compartir un momento en el mismo camino. Tengo la costumbre de recordar las acciones de las personas, cuando me ayuda, cuando me traicionan, cuando me lastiman, pero de todos he aprendido algo, a veces cosas sencillas, a veces me recuerdan que no debo de confiar en todos, a veces que debo de agradecer algo, para recordar que a veces la gente hace algo solo por compromiso, etc.

Lo importante es que las personas que se han quedado en mi historia han sido personas valiosas, claro que tengo contacto con el otro tipo de personas, pero esas, tarde o temprano se irán. Hace poco borré mi fecha de cumpleaños del Facebook y solo tuve muy pocas felicitaciones por el whatsapp, de mi familia y de algunas personas valiosas, de quien siempre se acuerda de mí aunque ya no haya mucho contacto. El año pasado recibí muchas, y no creo que haya sido porque se acordaran de mí o me aprecien, sino porque Facebook les avisa que es mi cumpleaños y tal vez se sientan obligados a enviar una felicitación, no lo sé y tal vez nunca lo sepa.

Al final del tiempo, solos quedaremos, porque aún las personas más importantes, como la familia y los amigos más grandes se han mantenido con nosotros, un día por naturaleza se irán y quedaremos con nuestra soledad.